Monday, 27 April 2009

Y si los días...





Y si los días hubieran durado unos minutos más
me pregunto si la medida de nuestro amor
cobraría dimensiones similares
el odio siempre es susceptible de engordar,
como pez henchido del vicio líquido de su egolatría


Si en el reloj de tu vida
hubiera espacio para una nueva unidad,
allí donde creías que el espacio era inmóvil,
donde la ciencia pierde su sapiencia
y tú y yo encontramos abrigo para la fría noche
de la pesada losa conceptual de la eternidad


Ante todo debemos preguntarnos si todo es así
como alguien nos dice que debe ser
¿la mañana trae siempre los mismos aromas?
¿el día tiene siempre el mismo brillo en el reflejo
de tu vacio de memoria en tus ojos?


Porque si podemos dibujar nuevos relojes,
las horas pueden crecer en su tamaño,
diámetros dilatados cual metal bajo el calor,
de la nube espesa y ardiente de nuestros deseos


La muerte cambiará de aspecto,
quizás más cercana,
pero menos ténebre,
aquejada de nuevos dolores,
de nuevas dudas existenciales sobre la nueva víctima


La guadaña será recubierta de pesado plomo
la alquimia invertida ya no será tan entretenida
Forzada a pensar, a dilucidar,
la muerte se tornará nerviosa, frágil, indecisa


En ese espacio de tiempo entre ideas vagas
en mente infame y anticuada,
quizás tú y yo podamos vivir
para siempre,
en nuestro reloj del tiempo

No comments:

Post a Comment