Thursday, 1 October 2009

Otra vez












Y aquí nos encontramos otra vez.


Tú y yo mirando desde el mismo lado del espejo. Tu te bañas en su profundo abismo real, y yo bebo de las ondas que tu movimiento origina. De arriba a abajo, de manera gradual y envolvente, el agujero del tiempo se hace más lento e intenso a medida que subes a la superficie. Entonces vierto el aroma de la soledad en círculos de viciosos humores corrompidos por el aire gastado en la celda de lo etéreo. Rozo el sueño de una vida sin dueño y un collar con espinas se me adormece en los miembros. 


La belleza es horizontal y el amor es un contorno oblícuo que esculpe las rosas con cuya sangre, fuente de vida, me fundo y el sostén pierdo de la cordura sin fe. Ya no siento las telas con las que vestí mi miedo y desnudo ante el cielo caigo ante tí.  Con la espalda despierto, la mirada rebelde hacia el musgo de hielo que yace ante mí. Allá estás tú, rota y hermosa... En tu cuerpo se ocultan los versos dormidos en hojas de esparto y tinta de piel. Escribimos las prosas con sabor al aire que nunca sentimos rozar los caminos de nuestra pasión.


Y ahora siento que el olvido es un trino de un ave furtiva que escapa del yugo de la vida sin tí

No comments:

Post a Comment