Thursday, 11 October 2012

Despertar al final de la función



Cerré los ojos y por fín me desperté.

El tiempo ha pasado y su medida se me ha escapado
entre esta vida y la otra,
el espacio tan vasto que dista
entre una idea y su esperada acción,
que finalmente no pudo alcanzar

Me encuentro aquí solo
entre todas estas formas humanas
ante una escena cerrada a la que todos miran
con ojos abiertos y cuerpos vaciados
de órganos con los que mirar, sentir y gozar

Aquí, en un rinconcito de este salón,
en esta butaca en la que me han sepultado
empiezo a ver, sentir e intuir,
que ahora por fín me he encontrado,

Tras el transcurrir de un segundo
por fín me he podido lanzar al siguiente
y con éste al fin he llenado un minuto
que me zambulló en la hora que llamaba,
sin cuartos ni medias
a la puerta de mi día de hoy

Entre todas estas horas, minutos y segundos
Me he empezado a preguntar que pasará,

Si no hay nada tras el telón,
si las voces al otro lado
sólo eran y serán
los vagos y mentirosos susurros del recuerdo

Si nadie me agarrará la muñeca
ni tirará de mí hacia el otro lado
si después de una sesión de toda una vida,
no hay final que recordar.

¿Y si la función se ha comido a sus actores,
y el guión se ha deshecho como ceniza,
tras el fuego del conocimiento?

Me preocupa que ocurrirá
si la bella banda sonora se tornará
en oscura, letárgica, toda una letanía,
sin sus diálogos ni nuestros cuchicheos,
sin sus taconazos y sin nuestras toses

Finalmente intento recordar
quién me recomendó el espectáculo,
quién pagó el billete y quien me convenció,
con quién viene a este teatro,
y por qué al fín me abandonó

Después de toda una vida sentado, pasivo y lejano,
me acerco al escenario desafiando mi propia levedad,
despacio me subo al primer plano y descubro la cortina,
y mis ojos me abren al otro lado del etéreo espacio

Ahora ya no me importa
si hay algo en escena, bajo ella o sobre ella
Ahora represento mi propia función
mi cuerpo es mi actor, mi boca es miguión
y mi alma aplaude fervientemente mi epitafio.

Mis pensamientos se han caído
como las hojas de este árbol
que espera a la nieve del descanso
bajo la fría losa del recuerdo

Los tuyos abrirán otras fuentes,
harán brotar otras ramas
y sus ideas serán bellas flores
en el perenne flujo del arte y la vida

Hasta que nos veamos en la próxima función,
aquella en la que también estés tú

No comments:

Post a Comment