Saturday, 2 March 2013

Génesis



No sé cuánto tiempo durará todo esto.

El constante reflejo de las palabras sobre mi rostro, en un efecto de boomerang cuya curva golpea una y otra vez mis sienes, la fuerza del eco creciendo en magnitud como el tamaño de mi incongruencia en mis textos.

Los dedos dormidos seguido de los torpes movimientos de la lengua en la boca humedecida por el alcohol barato de la tienda de enfrente. Las noches se abren y mis pensamientos no tienen ningún fin ni principio.

Todo es caos, acción y pulsión. Como una serpiente en mi interior que repta, dilatando mi hedonismo y prolongando el ansia de captar lo que creo que no tengo y a lo que siempre persigo.

La inspiración se deshace entre mis ojos, se pierde ante ellos en la hoja de papel virtual cuyos bordes se van quemando, quebrando y carcomiendo con el paso de un tiempo que trae frutos marchitos y decadentes.

Sé que puedo llegar a tí, pero me tienes que tender la mano. Todo el tiempo estás postrada ante mí, te huelo, te comprendo y te anhelo. Ahora quiero que seamos uno, voz e idea, figura y sombra, la herida y su sangre unidas por el cordón de vida sin confines ni superficies.

El mapa del tiempo anuncia tormentas, tempestades y furia desencadenada. La aurora boreal tanto tiempo ansiada anuncia cambios.

Para tí y para mí.

Ahora.

No comments:

Post a Comment